martes, 16 de diciembre de 2014

Concurso del BPS con 38.720 inscriptos para 36 vacantes: Más de 13.000 se declararon como afrodescendientes




El Banco de Previsión Social (BPS) realizó tres llamados para cubrir 36 vacantes, y en total se presentaron 38.720 personas para llenarlas. De ellos, más de 10 mil se apuntaron en los  tres llamados abiertos al mismo tiempo, informó a El Observador Heber Galli, director del BPS. Uno de los llamados buscaba cubrir hasta 29 vacantes en el cargo de “operador de teleconsultas”. A ese llamado se inscribieron 28.275 personas. Ese cargo tiene una carga horaria de 37 horas y media a la semana de lunes a viernes, y una remuneración de $26.610 al mes. Además cuenta con una prima por alimentación de  $7.704, más un premio por cumplimiento de metas que es una partida variable que se otorga dos veces al año.El segundo llamado era similar al primero y se presentaron 29.854 personas. Tiene turnos rotativos pero el salario es 5% más alto que el primer cargo ofrecido.El llamado reserva puestos para personas afrodescendientes, en cumplimiento con la ley 19.122. En su artículo cinco establece “la determinación de un cupo no inferior a 8% destinado a la población afrodescendiente, en los diversos programas de capacitación y calificación que implemente”. El llamado del BPS contempló la normativa, por lo que 12.784 personas se presentaron para los tres cargos. El presidente del BPS dijo a Caras y Caretas estar muy sorprendido por la cantidad de afrodescendientes que se presentaron. Por lo tanto, por cada vacante se inscribieron más de 4.000 personas. Todos los contratos son por un plazo de dos años y no renovables. 

Antecedente

Galli recordó que el caso de mayor inscripción fue un concurso en 2007 para proveer 400 cargos de auxiliares administrativos. Ahí se inscribieron unas 70 mil personas. Además destacó que las inscripciones iniciales para cargos de este tipo suelen ser “muy numerosas”, y señaló como explicación que la inscripción es a través de la página web de la institución, sin más requerimiento que la inscripción. Explicó que es “frecuente” que algunos no se presenten a las siguientes instancias.

Noticia extraìda de El Observador del 13/12/14
http://www.elobservador.com.uy/noticia/294022/concurso-del-bps-con-38720-inscriptos-para-36-vacantes/

viernes, 28 de noviembre de 2014

Uruguay será sede del próximo Encuentro Feminista Regional


COMUNICADO

Desde Lima, 26 de noviembre 2014

Las feministas uruguayas participantes en el XIII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, en consulta rápida con las participantes del Primer Encuentro de Feminismos del Uruguay, resolvieron postular a Uruguay como sede del próximo encuentro.

Esta propuesta fue debatida en la Plenaria de cierre, junto con la realizada por un grupo de feministas comunitarias de Bolivia.

El Encuentro resolvió por mayoría que el XIV Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe se realice en Uruguay y es un honor asumir el enorme desafío de trabajar para garantizar un encuentro plural y diverso.

Todas las feministas uruguayas sumaremos nuestras fuerzas para la organización del XIV EFLAC.

Más información:

El XIII EFLAC tuvo lugar en Lima, Perú del 22 al 25 de noviembre 2014.

Uruguay será sede del XIV EFLAC
http://www.13eflac.org/index.php/historico-noticias/157-uruguay-sera-la-sede-del-xiv-eflac

Primer Encuentro de Feminismos del Uruguay
https://encuentrofeminismos.wordpress.com

Uruguay tiene el enorme desafío de fortalecer la articulación entre las mujeres feministas del país y lograr que en el próximo encuentro estén representadas todas las mujeres y sus respectivas diversidades.
En el Primer Encuentro de Feminisms del Uruguay se resaltó y alertó sobre la poca participación de las mujeres afrodescendientres en estos ámbitos. Casualmente así mismo se manifestó y de forma aún más cuestionadora la postura de las mujeres afrodescendientes, quienes realizaron un manifiesto reclamando presencia y palabra. Lo compartimos a continuación:


MANIFIESTO

MUJERES AFRODESCENDIENTES PRESENCIA Y PALABRA



Nosotras Mujeres Afrodescendientes feministas desde todas las identidades que nos habitan, desde Alaska hasta la Patagonia; participantes del 13 Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, realizado en la ciudad de Lima del 22 al 25 de noviembre de 2014.

Afirmamos que desde el inicio del rapto y comercio de la ruta trasatlántica de nuestras Ancestras y Ancestros del continente Africano, tierra Madre.

Reafirmamos, nuestra participación y contribución en la construcción y el desarrollo de América Latina y el Caribe.

Reconociendo y valorando el aporte de las Mujeres Afrodescendientes en la construcción de los feminismos.

Cuestionamos nuestra Invisibilidad en la agenda formal y oficial de este encuentro, cuya praxis no es coherente con el Manifiesto Político del mismo “El Reconocimiento de la diversidad sexual y de género, las características pluriculturales y multiétnicas de América Latina, no ha sido un proceso fácil”.

Exigimos que el próximo país sede y en los siguientes encuentros se cumpla con el criterio anteriormente mencionado, garantizando la participación de las Mujeres del Movimiento Afrodescendiente en el equipo impulsor y organizador y no de manera improvisada o de relleno, sino agendada, planificada, monitoreada y anticipada.

Garantizando la visibilidad y el abordaje de las agendas desde un enfoque de interseccionalidad.

Lima-Perú, 24 de Noviembre de 2014

SEGUIMOS TRABAJANDO POR EL FORTALECIMIENTO DE NUESTROS LIDERZGOS Y AÚN SEGUIMOS EXIGIENDO UNA MÁS AMPLIA PARTICIPACIÓN DE LAS MUJERES AFRODESCENDIENTES EN LOS ÁMBITOS FEMINISTAS QUE DE ALGUNA FORMA A NOSOTRAS -LAS MUJERES AFRO, EN UNA GRAN MAYORÍA- AÚN SENTIMOS QUE NO NOS REPRESENTAN Y/O CONVOCAN.

SALUDAMOS EL GRAN DESAFÍO QUE TIENE EL PAÍS EN LA ORGANIZACIÓN DEL PRÓXIMO ENCUENTRO FEMINISTA REGIONAL Y NOS PROPONEMOS A TRABAJAR PARA  LOGRAR UN ESPACIO COMÚN DE SUPERACIÓN PARA TODAS LAS MUJERES DONDE HAYA ESPACIOS PARA EJERCER TODOS NUESTROS DERECHOS, TENIENDO COMO PRINCIPAL CONSIGNA TAMBIÉN DEL FEMINISMO LA LUCHA CONTRA EL RACISMO.



jueves, 6 de noviembre de 2014

Embarazo en la adolescencia y juventud: una realidad que impacta y preocupa a las mujeres afrodescendientes


Cuando una adolescente o joven queda embarazada, su presente y futuro cambian radicalmente, y 
rara vez para bien. Puede terminar su educación, se desvanecen sus perspectivas de 
trabajo y se multiplica su vulnerabilidad frente a la pobreza, la exclusión y la dependencia.

Cada día 20.000 adolescentes en el mundo dan a luz, 200 de ellas morirán a causa del embarazo o complicaciones en el parto. 7.3 millones de adolescentes son madres cada año, de las cuales 2 millones tienen menos de 15 años; para 2030, podrían ser 3 millones de niñas, si no se revierte la tendencia. Estas y otras preocupantes cifras forman parte del Informe Estado de la Población Mundial 2013, “MATERNIDAD EN LA NIÑEZ: Enfrentar el reto del embarazo adolescente”, que se presenta hoy simultáneamente en más de 150 países.

En Uruguay, como en otras partes del mundo, las causas del embarazo adolescente deben buscarse en las desigualdades socioeconómicas, culturales y de género. Su existencia está asociada a la escasa capacidad de elección, por falta de oportunidades, entre proyectos de vida alternativos. Las condiciones de vida críticas de los hogares en que viven las jóvenes aumenta la vulnerabilidad respecto al embarazo precoz y en algunas ocasiones no deseados. En el caso de las jóvenes uruguayas con dos o más Necesidades Básica Insatisfechas, algo más de una cada cinco adolescentes son madres (22,4%), mientras que entre las adolescentes con Necesidades Básicas Satisfechas el porcentaje de madres es muy pequeño (3,6%), según datos del Censo de 2011.

Todavía existen importantes retos que hay que encarar en materia de equidad en la transición a la maternidad en el Uruguay. El papel de las familias, Estado, comunidades y organismos internacionales, como generadores de condiciones que amortigüen los impactos de la transición a la adultez en contextos de riesgos sociales crecientes y complejos, es de vital importancia para que las jóvenes que desean posponer su maternidad lo puedan hacer, y también para que aquellas que ya han transitado a la maternidad a edades tempranas ni sientan hipotecado su futuro.

Sobre la tasa de nacimientos en adolescentes de entre 15 y 19 años, Uruguay cuenta con cifras superiores a la media mundial, siendo de 60 por cada 1000 mujeres la cifra nacional y de 49 la media internacional. Al compararla con datos de la región latinoamericana, cuya media es de 79 nacimientos de madres adolescentes por cada 1000 mujeres, las cifras parecen más alentadoras, pero llama la atención que siendo Uruguay un país de desarrollo humano alto presente similares tasas que países de desarrollo humano medio como Paraguay (63) o El Salvador (65). Los datos se refieren, según país, a la última cifra disponible entre los años 1991 y 2010.



Diferencias territoriales en Uruguay

La fecundidad adolescente en Uruguay tuvo incrementos coyunturales entre 1996 y 1998, alcanzando una tasa de fecundidad adolescente de 72 nacimientos anuales por cada mil mujeres, aunque esta situación se revirtió en los años siguientes. Esta cifra parece mostrar una resistencia a la baja de la fecundidad y las causas están relacionadas con la consideración de sus condiciones de vida, cruzadas por desigualdades económicas, sociales territoriales y de género.
De acuerdo a un estudio reciente realizado por el Programa de Población de la Facultad de Ciencias Sociales de la UDELAR, en el marco del proyecto de explotación de los datos censales (Atlas Sociodemográfico del Uruguay), los datos totales ocultan diferencias territoriales. Los departamentos que presentan un mayor porcentaje de madres adolescentes son Artigas y Río Negro (ambos en un 14%). Por el contrario, Cerro Largo y Rocha, que eran departamentos con elevados porcentajes, reducen estos guarismos a 12,41% y 10,71%, respectivamente. Los departamentos con menor porcentaje de madres adolescentes están ubicados en la región sur del país: Colonia, San José, Florida, Canelones, Montevideo, Lavalleja y Maldonado, con los valores extremos en Lavalleja (7,44%), Canelones (8,57%) y Montevideo (8,03%).
En Montevideo el porcentaje de madres adolescentes es menor a la media del país, en ambos censos de 1996 y 2011 (11% y 8% en Montevideo en relación a 14% y 10% en el total del país). La heterogeneidad se expresa en los porcentajes de madres adolescentes en algunos barrios, cercanos a cero (Carrasco, Pocitos, Punta Gorda y Punta Carretas), mientras que llegan hasta el 14% en Manga y a 17% en Toledo Chico y Casavalle. Esta heterogeneidad territorial responde en gran medida a la asociación de los distintos barrios con diferentes valores en las principales variables socioecónomicas. La distribución es muy clara: los barrios del cinturón de la ciudad, donde se ubican los hogares con peores niveles de bienestar, concentran los mayores porcentajes de madres adolescentes, mientras que los barrios que se encuentran en la costa de la capital, que alcanzan mejores niveles vida, tiene un porcentaje de madres adolescentes muy bajo.
En cuanto a la ascendencia étnico racial, el porcentaje de madres adolescentes afro en Uruguay es de 14,2% mientras que las no afro son madres en un 9,1%.

Documento: Informe Estado de la Población Mundial 2013: Enfrentar el reto del embarazo adolescente


Fuente: UNFPA Uruguay



martes, 7 de octubre de 2014

Afrodescendiente y mujer, una muy mala combinación

“Si tienes un negrito con todos los diplomas del mundo y tienes uno de tez clara sin diplomas, quien va a ser más a la empresa es el negrito con diplomas. Pero si estas dos personas están en iguales condiciones, lamentablemente se irían por el lado del blanco”. “[…] En otra empresa, también de un grupo importante económico, el gerente de admisión me dijo específicamente que no quería ninguna brownie”.

Estos, desgraciadamente, son testimonios reales de uno de los encargados de recursos humanos entrevistados en Perú para un estudio reciente sobre discriminación laboral financiado por el BID. Y lo que dicen, en otras palabras, es que una persona como yo, mujer, afroperuana, con educación superior de una de universidad reconocida y a un año de terminar una maestría en una universidad en el exterior, tiene pocas probabilidades de ocupar puestos gerenciales en su propio país.

El estudio se realizó creando hojas de vida (curriculum vitaes) ficticios con contenidos sobre experiencia laboral y educación muy parecidos, siendo la única variante importante la foto de la persona (blanco, asiático, mestizo, afroperuano). Después se presentaron estas hojas de vida a personal de recursos humanos y headhunters que trabajan con distintas empresas en el país y se les entrevistó sobre el proceso de selección y las características que buscarían para ciertos tipos de empleos.

El resultado ha sido muy bien resumido por el responsable de recursos humanos citado: si eres afroperuano y compites por un puesto con una persona con las mismas características pero blanca, siempre se preferirá a la persona blanca.

¿Y cómo lo justifican?

Entre las explicaciones que dan los responsables de recursos humanos a este hecho están, por ejemplo, que los afrodescendientes y mestizos no cuentan con habilidades sociales –conocidas como competencias soft- como comunicarse a diferentes niveles, ser buenos líderes o tener capacidad para resolver problemas en grupo.

Otra razón apuntada es que no cuentan con las habilidades necesarias para relacionarse con las personas que forman el entorno empresarial. Uno de los entrevistados dijo, refiriéndose a la hoja de vida de una mujer afroperuana: “Si un vicepresidente le dice ‘estuve el fin de semana en Cancún en mi casa de la playa’ va a poner cara de ‘jamás he visto eso”.

Si además eres mujer, no serás tomada en cuenta para puestos gerenciales, porque las mujeres son vistas como personas aún menos capaces para la negociación y el liderazgo. ¿El perfil ideal que se busca? Según las respuestas de este estudio, hombres preferiblemente casados – también se evita contratar a personas abiertamente homosexuales-, lo que denota el carácter conservador del sector empresarial peruano.

Así que afrodescendiente y mujer es una de las peores combinaciones si hablamos de probabilidades de desarrollo en el mercado laboral. Y si a mí, que formo parte del pequeño 8% de afroperuanos que accede a estudios de postgrado me espera esto en mis entrevistas de trabajo, ¿qué pueden esperar los demás?

El Perú necesita un cambio. Es una frase que resuena en mi cabeza, una frase que escucho a mis amigos repetir constantemente. Felizmente, y como recoge el estudio citado, las nuevas generaciones de empresarios están cambiando, y valoran el talento por encima de la apariencia física: “El crecimiento económico que se viene dando en el país hace que no se puedan dar el lujo de desperdiciar talento. De la misma manera, los reclutadores son personas jóvenes educadas con estándares más inclusivos. No hay que olvidar que muchos de ellos son mestizos, asiáticos o morenos”.

Mi país está cambiando, y los jóvenes somos los principales actores de este cambio, no perdamos la ruta.

*Diana Ortiz es Pasante en la División de Género y Diversidad del BID. Ha trabajado en organizaciones del sector privado y público, así como en organismos multilaterales. Tiene experiencia en proyectos de investigación, evaluación y monitoreo en administración pública y en trabajo comunitario con poblaciones afroperuanas. Es Bachiller en Economía por la Universidad del Pacífico (Perú) y prepara una Maestría en Administración Pública y Desarrollo Internacional en Harvard (EE.UU.).


Fuente: http://blogs.iadb.org/y-si-hablamos-de-igualdad/2014/08/21/afrodescendiente-y-mujer-una-de-las-peores-combinaciones/

domingo, 14 de septiembre de 2014

II Encuentro Iberoamericano “La juventud indígena y afrodescendiente en el marco de aplicación de la Agenda de Desarrollo e Inversión Social Post 2015” Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, del 18 al 22 de agosto de 2014

Jóvenes indígenas y afros se reúnen en Bolivia 

Representantes de organizaciones indígenas y afro-descendientes, especialistas en temas de juventud e interculturalidad, representantes de organizaciones internacionales, representantes de organismos oficiales de juventud y otros estamentos gubernamentales de América Latina participan desde este hoy lunes del II Encuentro Iberoamericano: La juventud indígena y afrodescendiente en el marco de Aplicación de la Agenda de Desarrollo e Inversión Social Post 2015, que se desarrolla en el Centro de Formación de la Cooperación Española de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) hasta el 22 de agosto.

El evento es organizado por la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ), Instituto de la Juventud de España (INJUVE) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

El encuentro tiene como propósito hacer visible los enfoques de etnia e interculturalidad en el marco de aplicación de la Agenda de Desarrollo e Inversión Social Post 2015 que viene impulsando la OIJ junto con otras organizaciones, así como atender sistemáticamente la multiculturalidad existente en nuestra región y las diversas paradojas que enfrentan las y los jóvenes.

Se desarrollarán presentaciones y ponencias orientadas a homogeneizar criterios y situar a los y las participantes en el contexto temático, facilitando el trabajo en grupo. A lo largo de la semana se realizarán talleres de intercambio de experiencias y conocimientos, procurando generar sinergias y pensamiento crítico sobre las materias tratadas.

Finalmente, se espera recoger algunas propuestas que faciliten el trabajo de los decisores en políticas públicas de juventud y orienten el proceso de aplicación e implementación de la Agenda de Desarrollo e Inversión Social.



Fuente: Página de la Organización Iberoamericana de Juventud del 19/08/14


viernes, 22 de agosto de 2014

El combate al racismo como acción permanente

Como bien lo dice Kabengele Munangam, el racismo es un fenómeno complejo comparado con un iceberg, sus efectos no pueden ser medidos ya que tiene componentes que son invisibles. Además de sus componentes invisibles, el Racismo tiene componentes que persisten y mutan con el tiempo. Lo que configura un fenómeno con un alto grado de complejidad para ser abordado y nos deja una sola cosa clara, debe de ser abordado de forma integral y permanente. 

El caso de Ferguson es un ejemplo de ello. En el pais con la máxima autoridad política afrodescendiente y donde las acciones afirmativas ya son parte del pasado, aflora el Racismo de forma cruel y perversa. Además muestra la vulnerabilidad social de un sector pocas veces es tomado como foco para el diseño de las políticas públicas: los varones jovenes afrodescendientes. El feminismo negro, ha bregado por la superación de las mujeres afrodescendientes y fundamentalmente su empoderamiento para lograr la transformación y el desarrollo de toda la comunidad afro. También ha trabajado por la necesaria incorporación del enfoque de género en las líneas en pro de la equidad racial y de combate al Racismo. Midiendo la forma diferencial en el que éste impacta en varones y mujeres afrodescendientes. Pero esto, y como la evidencia lo demustra, no debe suponer sólo la focalización de acciones hacia las mujeres afro. En el marco de políticas de seguridad ciudadana represivas de la pobreza, dónde el perfil criminal tiene un claro perfil racial, es necesario incorporar al análisis los efectos de la interseccionalidad del género y la raza/etnia y sus efectos en el encarcelamiento masivo, las altas tasas de mortalidad y demás efectos de la violencia estructural sobre los varones afrodescendientes. 
El artículo que publica en la fecha de hoy el Semanario Brecha, no tiene desperdicio y nos alerta sobre las consecuencias de no abordar la integralidad de los efectos del Racismo y en pensar las respuestas al fenómeno en clave puramente temporal y acotada.

LLAMARADA EN FERGUSON

Artículo tomado del Semanario Brecha del 22/8/14 
escrito por JORGE A BAÑALES desde Washignton D.C.

Dolor y Protesta. Foto de AFP
Dos semanas atrás en el municipio de Ferguson, 20 quilómetros al noroeste de Saint Louis, Missouri, el agente policial Darren Wilson tuvo un altercado con dos jóvenes negros que caminaban por el medio de la calle en un barrio de apartamentos. Como resultado, el agente disparó su arma de reglamento y, con al menos seis balazos, mató a Michael Brown, que iba desarmado. Desde entonces Ferguson –una localidad donde dos tercios de sus 20 mil habitantes son negros y 50 de sus 53 agentes policiales son blancos– ha sido escenario de constantes manifestaciones iracundas pero pacíficas durante el día, y espectaculares confrontaciones de policías y centenares de jóvenes durante la noche.
Es verano en Estados Unidos. El presidente está de vacaciones en Massachusetts, el Congreso en receso, los políticos descansan antes de retornar a sus campañas para las elecciones de noviembre. El conflicto entre Israel y los palestinos es película demasiado repetida, la guerra en el este de Ucrania queda demasiado lejos, y la disgregación de Irak es toda una decepción para los estadounidenses que dejaron allí miles de soldados muertos y trajeron cientos de miles de heridos y traumados en un conflicto demasiado complejo como para entenderlo.
Así las cosas, Ferguson ha estado en las primeras planas de los diarios, en las muchas horas de “información constante” de las redes de televisión, y en el debate, también repetido y gastado, sobre el racismo en un país donde no lo es peor que en otros, pero sí más visible.
Según la policía de Ferguson, el agente Wilson se aproximó, por razones que no están muy claras, a los dos jóvenes y les ordenó que no caminaran por el medio de la calle porque interferían con el tránsito. Hubo un forcejeo, Brown, un joven corpulento, intentó primero quitarle el arma a Wilson, luego trató de escapar, luego se dio vuelta y cargó contra el policía que disparó su pistola para defenderse. Según numerosos testigos, algunos de los cuales recurrieron a esta nueva omnipresencia de las cámaras en sus celulares para grabar las escenas, Brown salió corriendo, el policía lo persiguió, le disparó una vez, y después de que el joven se había detenido y dado vuelta con las manos en alto, continuó disparándole. El cadáver de Brown permaneció casi cuatro horas en la calzada y nadie ha explicado por qué no llegó una ambulancia de inmediato. La policía de Ferguson demoró seis días en difundir la identidad del agente involucrado, y lo hizo divulgando primero los videos captados por las cámaras de seguridad de un almacén cercano durante un robo. En las imágenes se ve a dos jóvenes negros, uno de ellos corpulento, vestido con pantalón corto beige, camiseta blanca y una gorra roja (el mismo atuendo de Brown cuando se encontró con Wilson), que toma unas cajas de cigarros, empuja al vendedor y se manda mudar. Queda implícito que la policía andaba buscando a los ladrones. Pero el agente no sabía del robo ni había recibido la descripción de los sospechosos.
Los negros son, en Estados Unidos, poco más del 12 por ciento de la población. Pero negros son el 38 por ciento de los encarcelados. Casi 43 por ciento de los varones negros han tenido algún encontronazo con la policía o algún enredo con el sistema judicial antes de llegar a los 20. En casi todos los estados, una vez que una persona ha cometido un delito y ha sido condenada pierde su derecho al voto aun después de que haya cumplido su sentencia. Como consecuencia, una gran mayoría de los varones negros jóvenes está alienada del sistema político. Aun entre quienes conservan su derecho a votar, la participación electoral es baja entre los negros, que sienten como ajeno un sistema electoral que atrae a menos del 50 por ciento de la población.
En todo el país, día a día, noche a noche, la policía detiene con más frecuencia a los conductores negros de automóviles, a negros que caminan por la calle o esperan un ómnibus. Las familias negras, como parte de su educación doméstica, habitualmente enseñan a los varones cómo deben comportarse si los para un policía, cómo deben evitar cualquier gesto que pueda interpretarse como un desacato, cómo han de soportar pacientemente las demoras, las visitas a la comisaría. Ha pasado medio siglo de la promulgación de leyes de derechos civiles, pero el racismo no se resuelve con leyes. Es una actitud arraigada en la cultura, y los negros –en Estados Unidos como en Europa o en nuestro Uruguay– han de lidiar con esa reacción inmediata: en cuanto se les ve el color de su piel se les tipifica. Una parte sustancial de la preservación cultural y el avance social de los negros en Estados Unidos han sido las “universidades negras” que formaron generaciones de científicos, artistas, ingenieros, médicos y otros profesionales. Pero aún hoy ocurre que cuando una empresa busca personal y recibe la solicitud de un graduado de una “universidad negra”, de inmediato se deja la ficha a un lado sin siquiera entrevistar al candidato.
Más de 50 millones de personas en este país de 318 millones de habitantes viven en la pobreza, y otros 40 millones subsisten en el borde de la clase media muy baja procurando no caer más. Mientras que la tasa oficial de desempleo está actualmente en 6,2 por ciento, llega al 11,4 entre todos los negros y al 34 por ciento entre los negros de 16 a 20 años. Así los negros jóvenes, y en particular los varones, forman el núcleo más duro de un fenómeno económico que trasciende los colores de piel: la “nueva economía” prospera dejando fuera a números crecientes de trabajadores. En parte es resultado de la expansión tecnológica que permite que se produzca más con menos laburantes, y en parte es resultado de la globalización que ha trasladado a tierras de mano de obra súper barata los empleos industriales, comerciales o de servicios que otrora fueran escalones para salir de la pobreza.
MILITARIZACIÓN. Desde que en 1990 el Congreso aprobó un programa de transferencias, el Pentágono ha distribuido entre las policías de todo el país equipos militares que incluyen tanquetas blindadas, transportes de personal diseñados y fabricados para resistir minas en Afganistán o Irak, fusiles de asalto, uniformes y cascos de combate, y millones de balas.
Una convención internacional de la cual Estados Unidos es signatario prohíbe el uso de gas lacrimógeno en el frente de batalla, pero no su uso en disturbios callejeros.
En 1975 la serie televisiva swat popularizó la imagen de lo que era entonces una novedad: una escuadra policial con armamento de guerra instruida para “operaciones y armas especiales”. Ahora cualquier policía, aun de pueblos chicos y municipios modestos, cuenta con un grupo de agentes entrenados y equipados para operaciones swat, que más se parecen a las unidades de operaciones especiales.
Así, tras la primera noche de protestas en Ferguson, la policía municipal sacó a la calle tanquetas, y sus agentes vestidos con uniformes de la infantería de marina, con fusiles automáticos, chalecos antibalas y numerosos cargadores en bandolera dieron una respuesta militar a un disturbio civil.
En parte la militarización de las policías es resultado de la “guerra contra las drogas” y el hecho de que, en un país donde circulan más de 300 millones de armas de fuego, las “fuerzas del orden” constantemente pueden enfrentarse a criminales o dementes que poseen pertrechos superiores a los suyos.
El caso de Michael Brown entró ahora en un proceso judicial que puede ser confuso y largo, y nadie está seguro de que el trámite satisfaga a la población negra.
Las autoridades de Ferguson llevaron a cabo una autopsia cuyo resultado todavía no se ha divulgado. La familia Brown pagó a un experto renombrado para que hiciera una segunda autopsia, que muestra que el muchacho recibió al menos seis balazos disparados todos de frente, cuatro de ellos en el brazo derecho y dos en la cabeza. Y uno de éstos en el tope del cráneo, lo cual sugiere que: a) el joven estaba cayendo o ya en el suelo; o b) el muchacho cargaba contra el policía cuando recibió el impacto fatal.
Hoy un jurado investigador revisa las evidencias. Este es un mecanismo peculiar de Estados Unidos: la fiscalía convoca a una docena de ciudadanos a quienes se les presenta toda la información disponible y, por un voto de dos tercios, deciden si hay causa suficiente para instruir cargos al sospechoso.
Los disturbios que la tevé se ha encargado de mostrar a todo el mundo en realidad han involucrado unos pocos cientos de personas en menos de tres cuadras de un municipio suburbano. No se trata de un levantamiento. Pero de inmediato concurrieron a Ferguson los supuestos “dirigentes negros” de estatura nacional que siempre intervienen en estos incidentes, se hicieron presentes organizaciones como los Nuevos Panteras Negras y el culto separatista Nación de Islam; y como es habitual, los pastores de las iglesias locales también bregaron denodadamente para calmar los ánimos. Y sin embargo, noche a noche, grupos de jóvenes negros saquearon, incendiaron y se trenzaron con la policía.
Ferguson mostró algo que tiene consecuencias más importantes: hay toda una generación de jóvenes negros que ya no responde ni respeta mucho a la “dirigencia histórica”. Las luchas por los derechos civiles ocurrieron antes de que ellos nacieran, y sus resultados no son visibles para quienes no conocieron en carne propia la segregación legal y los linchamientos pero viven en lo cotidiano la falta de trabajo, la ausencia de perspectivas de educación y mejora económica. Para estos jóvenes ni siquiera la elección de Barack Obama representa demasiado. Obama, hijo de hombre negro y mujer blanca, es un mulato nacido en Hawai que pasó su infancia en Indonesia. Para estos jóvenes negros desesperanzados, es un “medio negro” que se crió acomodado y pudo concurrir a universidades caras.

domingo, 17 de agosto de 2014

Un paso más hacia el protagonismo de la juventud afrodescendiente


En el marco del 12 de Agosto: Día Mundial de la Juventud, se presentó en Torre Ejecutiva el cuarto fascículo del Atlas sociodemográfico y de la desigualdad en Uruguay. Este número, titulado Jóvenes en Uruguay: demografía, educación, mercado laboral y emancipación, reúne información sobre el estado de nuestras juventudes con diversos cortes, entre los que se destaca la perspectiva afro y el aspecto territorial.

Es importante destacar que este documento cuenta con un apartado especial para el tratamiento de la juventud afrouruguaya. Es la primera vez, que desde el gobierno se promueve una iniciativa de este tipo a nivel de los datos estadísticos. Este paso nos alienta a pensar en las posibilidades de que en el próximo gobierno se delinen políticas de equidad racial específicas para la juventud afrodescendiente, enfatizando en su participación y protagnismo para la transformación de sus condiciones de desventaja histórica y desigualdad étnico-racial.

Según los Censos 2011, 68.525 jóvenes declaran tener ascendencia afrodescendiente: representan 2,2% del total de la población, que comprende 3.142.602 habitantes. Por otra parte, los mismos comprenden 9,2% del total de jóvenes uruguayos. Mientras que el 8,1% de la población uruguaya se define afrodescendiente, cuando miramos sólo la población joven (14 a 29 años) los jóvenes afro representan el 8,7%.

Los y las jóvenes afrodescendientes presentan proporciones de asistencia más bajas a centros educativos que los no afro. La assistência a centros educativos disminuye a medida que asciende la edad. Por último, cabe destacar que el porcentaje de mujeres adolescentes (15 a 19 años de edad) que son madres es 9,0 % para las mujeres no afrodescendientes y 14,6 % para las afrodescendientes.




UBUNTU ha estado especialmente ocupado sobre este tema, desarrollando acciones específicas hacia la juventud afrodescendiente durante los años 2010, 2011 y 2012 como antesala al Decenio de las Personas Afrodescendientes y los debates entorno a la agenda de desarrollo post 2015.

En el año 2000, en el marco de Naciones Unidas se definieron los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), una serie de indicadores a través de los cuales la humanidad mide el estado de desarrollo del mundo. Los ODM no tuvieron por entonces en cuenta las prioridades de la juventud. Por ello, para estos debates en torno a la agenda Post 2015, se tiene como objetivo lograr que las necesidades y demandas de la generación joven más grande de la historia (25% de la población mundial) sean incluidas en los ODS que hoy se discuten en el seno de la ONU. Esta generación a la que se refiere es la más grande y conectada de la historia y, al mismo tiempo, está atravesada por grandes paradojas: es la mejor formada pero la que tiene más dificultades para acceder al empleo; desconfía de sus líderes pero cree que el futuro será mejor que su presente; tiene un gran potencial de innovación, pero a su vez siente que no es tenida en cuenta y busca constantemente canales alternativos de participación. Se requiere seguir promoviendo canales de participación para el protagonismo de la juventud afrodescendiente y para fortalecer su capacidad de agencia para la transformación y el desarrollo sostenible.

Porque es importante incluir los intereses de las juventudes en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?